CRONOLOGÍA

BIBLIOGRAFÍA

PIEDRA SILLADA

MONAST.  S. VICENTE

EL CASTILLO

MONAST.  DE LA VID

LA ERMITA

CAT.  ENSENADA

LA IGLESIA

PASCUAL MADOZ

C. FLORIDABLANCA

GUERRA CIVIL

EL RACIONAMIENTO

ALCOZAR 1946

EVENTOS s. XX

DOCUMENTOS

¿SABÍAS QUE...?

APELLIDOS-POBLA.

HEMEROTECA

 

PÁGINA PRINCIPAL

PORTAL ALCOZAR

El castillo

torre del castillo (2004)


 

El que hoy conocemos como castillo de Alcozar, por difícil que resulte de creer, no lo fue durante la Reconquista. Esta torre civil, adosada a una inmensa mole pétrea, fue erigida en el año 1895 con la única finalidad de colocar un reloj en uno de sus muros; si bien existen indicios de que en su construcción se emplearon piedras del -ya por entonces derruido- primitivo fortín de defensa.

Para la localización del verdadero castillo alcozareño se barajan dos hipótesis: la primera apuntaría a que estuvo emplazado en el predio que hoy se denomina Carrasomo, en una explanada cercana al otero Macerón y próxima a la Cueva de los Hornos; la segunda, que considero menos probable, sitúa la antigua atalaya en Piedra Sillada, en aquella loma en la que tuvo lugar en el año 995 la histórica batalla de la Piedra Salada (o Piedra Solada) en el transcurso de la cual cayó mortalmente herido y fue hecho prisionero el conde castellano Garci Fernández.

Aunque la leyenda cuenta que Alcozar (Alcocer) tomó su nombre de una gran batalla[1] contra los moros que tuvo lugar al mediodía ("al cocer" los pucheros en los que se guisaba la comida) Menéndez Pidal hace derivar el topónimo del término árabe al-qusair, palabra que designaba un tipo determinado de casa o castillo[2].

La estratégica situación de vigilancia y defensa del lugar conocido como Carrasomo, y los restos de teja y cerámica que se encuentran en ese lugar, nos inclinan a suponer que fue éste el verdadero emplazamiento del antiguo castillo de Alcozar.

La existencia de dicho castillo -que bien pudo ser una simple atalaya o fortín de defensa- la tenemos bien documentada. Las crónicas de la Reconquista incluyen esta fortaleza entre las que tomaron parte activa en las contiendas bélicas que enfrentaron a musulmanes y cristianos en el año 989. Y si Garci Fernández eligió Alcozar como escenario de la Batalla de Piedra Sillada, en el 995, es fácil deducir que contaba con el apoyo de sus gentes y de su castillo.

El 11 de marzo de 1150, Alfonso VII otorga un privilegio por el que concede la villa y el castillo de Alcozar al obispo y a la iglesia de Santa María de Osma. Este privilegio fue confirmado por los sucesores de este rey.

"... et ecclesiam Sancte Marie de Rejas. Item confirmo vobis villam, que dicitur Villela[3], cum tota sua hereditate, et villam de Alcozar cum castrorrio, et azeniis, et omnibus hereditatibus et pertinentiis suis, et locum illud quod dicitur Vith, qui etiam vocatur Monte Sacro, cum villam illa que vocatur Cobillas[4] et omnibus terminis ad eamdem villam pertinentibus".

Un pergamino -excelentemente estudiado por CANELLAS LÓPEZ y custodiado en la catedral de El Burgo de Osma- nos informa de que, allá por el 1154 o 1156, Diego Pérez de Fuentearmegil gozaba de la tenencia de este castillo. Unos años después, en 1183, María y Pedro Manrique de Lara lo entregarían a la Orden de Calatrava.

El documento que transcribimos a continuación es un contrato de infeudación.

"In Dei nomine. Io Diag Pedrez,[5] fillo de Pedro Nunnez de Fuentalmexir, prendo el castiel d'Alcozar de mano del obispo don Iohannes d'Osma en antparanza, e fagol homenescho manos unitas por foro de Castiella que itado e pagado, quando quisieret, ch'el dé el castiello d'Alquozar assí quemo buen bassallo a sennor, por buena fed sin mal engenio; e si el obispo antes de mí muerto fored, achest homenesco fago al obispo qui de Osma serat: que itado e pagado, dé'l el castiello d'Alquozar quando'l demandaret. E por tal convinentia: que el obispo prendat uno de míos cavalleros qual él quisieret qui otrosí'l fagat homenesco por fed cum io, qui tengat el castiello d'Alquozar; e si achel cavallero non foret tal, que plegat al obispo, que io Diag Peidrez sach d'Alquozar achel, e el obispo esquollat otro mío, qual él se quisieret, qui teingat Alquozar nin otro homne por nuestro mandado non fagamos buelta d'Alquozar nin peindra sin mandado del obispo por ond mal se levantet a la onor del obispo nin de sancta María de Osma. E el mío cavallero qui ternat Alquozar fagat otal homenesquo al obispo d'Osma quod si io teniendo Alquozar moriese; e itado e pagado, det Alquozar al obispo d'Osma. E achella heredad d'Alquozar que el obispo presot o prendrat, terras, vinnas, casas, presas, ortos, eglesias, clérigos e tercias, el obispo fagat dello sua voluntad; otrosí la heredad del archidiagno, terras, vinnas, casas, ortos, tecto en el mandamiento del obispo e del archidigno; otrosí de los canonibus quanto lauran e podrán laurar, en podestad del obispo e de los canónigos. E io Diag Pedrez prometo a Dios e a sancta María e al obispo d'Osma que los pobladores qui son en Alquozar e qui hi poblarán, que los tenga a tal foro qual el obispo les diod d'Osma e que io Diag Peidrez ni achel qui de mi ternat Alquozar otro virto nin otra fuerza no les fagamos. E io Diag Pedrez prometo a Dios e a sancta María e al obispo d'Osma que achesto que de suso es escripto que io así lo atienda e en toda la onor de sancta María o el obispo d'Osma mandaret que tenga hi el proder que io podré por fed sin mal engenio. E todo achesto confirmamos in Soria, delant el sennor Fortún López[6], e delant sua mullier donna Sancia, e delant sos fillos el archidiacon don García e donna Navarra e donna María, e denant sos cavalleros Calvet, Domingo Negro, Juana Joan; de don Diago, Dominico Velasco de Facinas e so fillo Martín Domínguez, Garci Pentuella, Roig Aragonés, Roig Malladón; del obispo, don García e don Bernard de Palencia e don Diego capellano de la reina Blanca, don Gonsalvo de Soria, don Martín e don Pascal, Martín Pelaez, Estornín e Polín e Sancius.

Et yo Diego Peidrez e achel cavallero mío qui ternat Alcozar de mano del bisbo, si assí no lo atendieremos cumo lo prometemos, que seyamos traiodores e fedmentidos e subraquesto seiamus descomulgados e maleditos".

Pergamino. Archivo Catedral El Burgo de Osma (Soria)

 

Escrito en letra carolina y considerado como el primero o uno de los primeros documentos redactados íntegramente en castellano, este pergamino ha sido constante objeto de estudio tanto para historiadores como para lingüistas.

El contenido del documento, de manera resumida, es el siguiente:

Diego Pérez recibe el castillo y la villa de Alcozar de manos del obispo de Osma, y se compromete a guardarlos y defenderlos por sí mismo o por aquel de sus caballeros que cuente con la aprobación del mencionado obispo. De forma que, si el hombre encargado de la custodia del castillo no mereciera el beneplácito episcopal, éste sería sustituido inmediatamente por otro de los caballeros de Diego Pérez.

Se compromete también el tenente, Diego Pérez, a evitar todo tipo de revuelta que pueda ir en detrimento del señorío de la Iglesia de Santa María de Osma, y a prestar homenaje al sucesor del obispo, así como a respetar los fueros dados por éste a los habitantes de Alcozar presentes y futuros.

El documento está firmado en Soria ante Fortún López, su mujer, sus hijos y una larga serie de personajes, y, aunque no lleva fecha, se supone escrito entre 1154 y 1156.

El castillo debió de continuar en manos de los Lara-Fuentearmegil[7], pues, datado en el año 1183, se conserva en el Archivo Histórico Nacional[8] un pergamino que contiene la carta de donación del castillo de Alcozar a favor del maestre Nuño y del capítulo de frailes de la Orden de Calatrava. Esta carta está otorgada en Alcozar por María y Pedro Manrique de Lara[9], y la transcribimos a continuación.

"In nomine Sancte et individue Trinitatis: Patris, et Filii, et Spiritus Sancti, que ab universis fidelibus adoratur, et colitur. Ego Donna Maria, filia comitis Amalrici, soror comitis Petri, et ego comes Petrus damus, et concedimus iure hereditatio vobis magistro Nunno, et calatravensium fratrum capitulo, castellum quod vocatur Alcozar, cum omnibus terminis, et directuris, et pertinentiis suis: terris, vineis, montibus, pratis, et pascuis, riuis, molendinis, fontibus, et pratis. Ego donna Maria et ego come Petrus hanc cartam quam fieri iustimus, manibus propriis roboramus. Qui hanc cartam voluerit dirumpere, vel ad castellum accipere, sit maledictus et excomunicatus, et cum Iuda proditore in inferno dampnatus, et pectet domino regi mille aureos.

Facta carta in Alcozar, in mense martio, era Mª.CCª.XXIª. Isti sunt visores et auditores domino Regi Alfonso. Archiepiscopus Toletane sedis, episcopus Sequntie sedis Aldericus, episcopus oxomensis sedis Michael, Petrus Roiz de Zagra, Rodricus Gutierrez mayordomus curie regis, Petrus Guterrez, Fernandus Guterrez, Fernandus Martinez de Fica, Petrus Pedrez Darnelas, dominus Dominicus abbas de Vite testis, frater Iohannes de Vite testis, Sancius Garciaz de Penaaranda testis, Sanci Sanchez filius eius testis, Bernaldus Sanchez similiter filius eius testis. De Zaias de Torre sunt testes Domingo Iust, Martín Iohannis, Andres Domingo, Gonsalvo Iohannis, Rodricus Martinez testis. De Bocigas sunt testes Petro Alcozar, Iohannes de Reihas, Bescent Pedrez, Martin de Sant Bescent. De Alcozar sunt testes Martin Garcia, Iohannes Roiz, Gomez Martin, Martin Pedrez Remondo. Concilium de Alcozar visores et auditores".

Como se puede ver, entre los testificantes del documento aparecen, al lado de vecinos de Alcozar, otros que lo son de los pueblos limítrofes de Zayas y de Bocigas.

Esta donación pudo estar dictada por razones bien distintas. Sabemos que los Lara sintieron cierta inclinación hacia la Orden de Calatrava -a la que pertenecieron varios miembros de su linaje- y que con anterioridad habían hecho donaciones a su favor[10]. Pero también es conocido el hecho de que el conde Pedro no se conducía precisamente como un buen administrador de su hacienda, por lo que no debe descartarse tampoco que en el móvil de esta donación subyaciese el deseo de que los calatravos ejercieran cierta tutela sobre su persona y sus bienes, a lo que seguramente no pondrían reparo los monjes guerreros -era un hecho habitual- a cambio de recibir en recompensa alguna propiedad.

Pergamino. Archivo Histórico Nacional - 1183

 


 

BIBLIOGRAFÍA

  • BULARIO DE LA ORDEN DE CALATRAVA: Escrito XX, página 19.

  • CALVO HERNÁNDEZ, B: Diccionario histórico-geográfico y económico-social de los 537 pueblos de la provincia de Soria, Soria, Gráficas Sorianas, 1965, tomo I

  • CANELLAS LÓPEZ, A: "Un documento soriano romanceado: infeudación del castillo de Alcozar hacia 1156", en Homenaje a Francisco Yndurain, Zaragoza, Facultad de Filosofía y Letras, 1972, pp 107-127

  • GONZÁLEZ, J: El reino de Castilla en la época de Alfonso VIII, Madrid, CSIC, 1960, tomo II, docs. 12 y 211

  • LOPERRÁEZ CORVALÁN, J.B: Descripción histórica del obispado de Osma, Madrid, 1788, tomo III, pp 32-34

  • MENÉNDEZ PIDAL, R: Historia de España, Espasa Calpe, Madrid, 1987, tomo IV, p 422; tomo V, p 648; tomo VI, p 239

  • ORTEGO, T: "Alcozar, las iglesia de San Esteban. Ruinas histórico-artísticas de la villa", en Celtiberia, nº 70, julio-diciembre 1985

  • PALACIOS, F y FRÍAS, J.V: Burgo de Osma y sus monumentos, Almazán (Soria), 1975

  • PÉREZ-RIOJA, J.A. (dir) y otros: Historia de Soria, Centro de Estudios Sorianos (CSIC) Soria, 1985, 2 vols.

  • VARIOS: Las Edades del hombre. Libros y documentos de la iglesia de Castilla y León, Burgos, 1990.

 


 

NOTAS

 

[1] Tal vez se tratara de la Batalla de Piedra Salada a la que hemos aludido en el párrafo anterior.

[2] Ramón MENÉNDEZ PIDAL: Historia de España, Espasa Calpe, Madrid, 1987, vol. 5, p 648: "Los recintos son reducidos, algunos de 25 metros en cuadro; las torres, de 7'50 por 5'50. La parte baja de éstas es maciza y sobre ella se acostumbraba levantar cuatro plantas, con suelos entramados de madera. Los muros retallábanse progresivamente para quedar en lo alto tan sólo del grueso del antepecho. Las ventanas, derramadas hacia el interior, tienen dintel de rollizos. Estos fortines se llamaban "al-qusair", alcocer en romance. Citados con frecuencia por geógrafos e historiadores, conservan su recuerdo los numerosos Alcocer de la toponimia española".

[3] La actual Velilla de San Esteban.

[4] Se trata de la Granja de Cubillas a la que aluden los pleitos alcozareños a partir del siglo XV, cuya localización exacta desconocemos, pero, que de cualquier forma, se tiene la certeza de que estuvo ubicada dentro del actual término municipal de Alcozar -posiblemente en la Vega- y de que perteneció al monasterio de La Vid.

[5] Diego fue hijo del legendario Pedro Núñez de Fuentearmegil, señor de Osma, y de Elvira González de Lara.

[6] Señor de Soria. Estuvo casado en primeras nupcias con Elvira, hermana de Diego Pérez de Fuentearmegil.

[7] Estos dos poderosos linajes estuvieron emparentados a través de varios matrimonios.

[8] AHN: Órdenes Militares: Calatrava/Pergaminos Particulares, carp. 455, doc. nº 24-P.

[9] Hermanos, hijos del conde Manrique Pérez de Lara y de Ermesinda de Narbona, y sobrinos de Diego Pérez de Fuentearmegil.[10] En 1165 la condesa Ermesinda, por el alma de su marido, les entrega la mitad de las casas que poseía en Avolasia (Molina) y unas heredades. Pedro les había donado, en 1174, varias heredades que tenía en Albaladejo, Cañete y término de Cuenca; y ese mismo año (1183) unas casas y viñas situadas en Madrid.

Castillo (2005)

 


© Divina Aparicio de Andrés (1995)