MEDIO FÍSICO

PUEBLO Y VIVIENDA

CAMINOS Y RUTAS

CICLO VITAL

AGRICULTURA

PLANTAS

GANADERÍA

ANIMALES

EVENTOS DEL AÑO

GASTRONOMÍA

USOS Y COSTUMBRES

CREENCIAS

RELIGIOSIDAD

ASOCIACIONES

OFICIOS

TRABAJOS VARIOS

FIESTAS

JUEGOS Y JUGUETES

CANCIONERO

TEMAS VARIOS

COLABORADORES

RAÍCES-ANTEPASADOS

 

PÁGINA PRINCIPAL

PORTAL ALCOZAR

PRESAGIOS, AUGURIOS Y BARRUNTOS

por Sonia Rodríguez Pastor y Eulalia Romero del Hoyo (1994)

(publicado en Cuadernos de Etnología Soriana, nº 7, año 2000)

 

moscón (2004)

 

Se entiende por augurio, la previsión anticipada de un acontecimiento basada en ciertas señales o indicios que se dan con antelación. El augurio es el pronóstico hecho en vista de ciertos indicios, distinguiéndose del presagio en que así como éste es meramente casual, el augurio no lo es.

En toda comunidad rural, la preocupación por las cosechas y su dependencia del tiempo atmosférico, ha derivado en toda una serie de creencias, augurios o "barruntos" que con mayor o menor acierto, se han tomado como vaticinios de acontecimientos posteriores.

Los augures de la antigüedad eran los sacerdotes que en Roma se dedicaban a interpretar la voluntad de los dioses y adivinar lo que había de suceder. El arte augural ya se practicaba por griegos y etruscos, pero donde tomó un verdadero auge fue en Roma, donde los augures formaban un cuerpo oficial que mantenía sus reuniones en un templo especial al aire libre y dentro de un espacio señalado por el "lituo" o bastón augural, además poseían sus propios libros.

Los augurios o presagios en Alcozar fueron muy frecuentes y variados, si bien no puede considerarse la Alcozareña como una sociedad altamente supersticiosa. Los presagios relacionados con el tiempo atmosférico, si no los únicos, fueron los que gozaron de mayor predicamento.

El Alcozareño como buen agricultor no dejó nunca de mirar el cielo en espera de agua algunas veces, deseando que luciese el sol otras y en general que el tiempo propiciase sus cosechas. Esta observación constante le llevaba a establecer ciertas relaciones entre, por ejemplo, el comportamiento de los animales y el tiempo meteorológico que estos vaticinaban.

Los augurios o barruntos que recopilamos a continuación han sido clasificados y agrupados en tres categorías:

1- Augurios meteorológicos.

2- Presagios relacionados con el comportamiento de los animales (exceptuando aquellos que por referirse a la climatología han quedado incluidos en el apartado anterior).

3- Vaticinios varios.

Dentro del primer grupo hemos dado un tratamiento especial a las cabañuelas debido a la relevancia que tuvieron estos augurios hasta hace escasos años en la sociedad Alcozareña.

 

 

AUGURIOS METEOROLÓGICOS:

  • Cuando las golondrinas vuelan bajas sobre el suelo, anuncian tormentas.

  • Cuando las picarazas se acercan al pueblo y cantan en los tejados, anuncian nieve.

puesta de sol (2004)

 

CABAÑUELAS[1]

Si buscamos en un diccionario la palabra cabañuela, encontraremos una definición igual o similar a la siguiente: "cálculo o suposición puramente fantástica, por el que se pretende pronosticar el tiempo que hará en cada mes, rigiéndose por el que hace en los doce primeros días del año, o deduciéndolo de la observación de las variaciones atmosféricas acaecidas en los veinticuatro primeros días del mes de agosto del año anterior."

Al parecer, no hay nada establecido en lo que se refiere a los días concretos en los cuales deben observarse las variaciones atmosféricas. Así, podemos encontrar aldeas que basan sus pronósticos en la observación de los dieciocho primeros días de enero y/o agosto, y no faltan aquellas (en la provincia de Zamora, por ejemplo) que combinan este tipo de observaciones con otras relativas al comportamiento de ciertos insectos y plantas.

En Alcozar, los días observables en los que basan los campesinos sus augurios son del 13 de diciembre al 5 de enero. En esta aldea se conocen dos tipos de cabañuelas: las denominadas "a derechas" y las "a rataculas"[2], cuyos nombres se derivan, como podrá comprobarse en el cuadro que sigue, del hecho de que las primeras pronostican, por orden cronológico, el tiempo atmosférico que acaecerá de enero a diciembre, mientras que las segundas lo hacen  a la inversa, es decir, de diciembre a enero.

Cabañuelas "a derechas"

13 de diciembre enero del año siguiente
14 de diciembre febrero del año siguiente
15 de diciembre marzo del año siguiente
16 de diciembre abril del año siguiente
17 de diciembre mayo del año siguiente
18 de diciembre junio del año siguiente
19 de diciembre julio del año siguiente
20 de diciembre agosto del año siguiente
21 de diciembre septiembre del año siguiente
22 de diciembre octubre del año siguiente
23 de diciembre noviembre del año siguiente
24 de diciembre diciembre del año siguiente

Cabañuelas "a rataculas"

25 de diciembre diciembre del año siguiente
26 de diciembre noviembre del año siguiente
27 de diciembre octubre del año siguiente
28 de diciembre septiembre del año siguiente
29 de diciembre agosto del año siguiente
30 de diciembre julio del año siguiente
31 de diciembre junio del año siguiente
1 de enero mayo del mismo año
2 de enero abril del mismo año
3 de enero marzo del mismo año
4 de enero febrero del mismo año
5 de enero enero del mismo año

 

Según los campesinos, el pronóstico derivado de las cabañuelas "a rataculas" ha sido siempre más seguro que los augurios deducidos de las cabañuelas "a derechas"

golondrinas (2004)

 

PRESAGIOS RELACIONADOS CON EL

COMPORTAMIENTO DE LOS ANIMALES:

  • A la lechuza le gustaba entrar en las iglesias y chuparse el aceite de las lámparas. Cuando cantaba por la noche, anunciaba la muerte de alguna persona, y, por esto, entraba preocupación a los familiares de los enfermos. Lo mismo ocurría cuando dejaban retumbo las campanas.

  • Cuando el ganado mular se encuentra en el campo y se pone nervioso y levanta la cabeza dando fuertes ronquidos, barrunta que "cercas" se halla el zorro, el "jabalín", o algún animal muerto.

  • Cuando rondan por la casa moscones de color negro, barruntan malas noticias; si son rojos, anuncian buenas noticias.

VATICINIOS VARIOS:

  • Cuando chilla el oído derecho, es que alguien te mienta por bien; y cuando es el izquierdo, por mal. Entonces, te muerdes la lengua y, el que te está criticando, también se la muerde y se da cuenta.

  • Dicen que trae desgracias el tener un espejo roto.

  • Cuando las mujeres lactantes se echaban la siesta en tiempos de la recolección en el campo, o en los corrales, echaban unos trozos de cebolla alrededor y decían que así no se acercaban las culebras.


[1] Para el origen de las cabañuelas ver: Prat, Joan y Contreras, Jesús: "Les Festes Populars", col. Conèixer Catalunya 28, Dopesa 2. Barcelona 1984.

[2] A reculas, es decir hacia atrás.


Principal ] Arriba ] Siguiente ]

[ presagios y augurios ] cabañuelas ] creencias varias a-f ] creencias varias g-p ] creencias varias q-z ]