MEDIO FÍSICO

PUEBLO Y VIVIENDA

CAMINOS Y RUTAS

CICLO VITAL

AGRICULTURA

PLANTAS

GANADERÍA

ANIMALES

EVENTOS DEL AÑO

GASTRONOMÍA

USOS Y COSTUMBRES

CREENCIAS

RELIGIOSIDAD

ASOCIACIONES

OFICIOS

TRABAJOS VARIOS

FIESTAS

JUEGOS Y JUGUETES

CANCIONERO

TEMAS VARIOS

COLABORADORES

RAÍCES-ANTEPASADOS

 

PÁGINA PRINCIPAL

PORTAL ALCOZAR

EL PERRO DEL PASTOR

por Tomás del Castillo Sanz (1994)

 

Tomas con su perro y sus ovejas (2004)

 

El pastor es parecido al agricultor. Igual que a la remolacha no se puede ir sin "zadilla", el pastor no puede soltar el ganado sin el perro.

Para hacerse con uno de estos perros, se actúa más o menos de la siguiente manera: se lleva la perra a cubrir -a poder ser de un perro bueno- y a los dos meses pare tres, cuatro o hasta ocho o más perros.

Una vez han nacido los perros, se escoge el que parece el mejor y, cuando ya tiene tres o cuatro meses, se le empieza a llevar al ganado para ver cómo responde.

Pero... aun cuando se procura dejar el que mejor parece, algunas veces no queda otro remedio que sacrificar el perro, porque no sirve para cuidar el rebaño.

Si uno se equivoca y ocurre lo que se ha dicho antes, se espera al próximo parto de la perra y se vuelve a dejar el que se cree que resultará un buen perro. Se le empieza a llevar al rebaño a los tres o cuatro meses y... ¡éste sí!, ¡esta vez sí que hemos acertado!

A los cinco meses, este perro empieza a correr tras las ovejas y, por mucho que le llames, no te hace ni "puñetero" caso. Pero no se le puede castigar, mayormente porque luego se acobarda y pasa lo mismo que con el primero.

Buena es la paciencia que hay que tener con estos perros a esa edad, pero mayor es la vergüenza que te hacen pasar, porque, cuando el perro corre las ovejas, los agricultores que están trabajando por los alrededores se quedan mirando, gastan chanzas al pastor y le critican. De todas las maneras, hay que tomárselo con calma y reconocer que no todos valemos para enseñar a un pobre perro a guiar el ganado.

El perro suele portarse así hasta que cumple el año o el año y medio. A partir de esa edad ya está bien adiestrado y, desde ese momento, es increíble las cosas que llega a hacer: hace siempre lo que le dices y va a donde le mandas. Si le mandas por la orilla, él va por su orilla castigando sólo a la oveja que hace mal y que se mete donde no debe. ¡Como que a veces uno piensa que son ellos los que se ganan el jornal!

Tomás con su rebaño (foto: Hans Bernhard)

 

Y no sólo eso, sino que hay algunos perros que no dejan arrimarse a ningún extraño al rebaño o, simplemente con que alguien se acerque al pastor, ya le están enseñando los dientes. Tanto es así, que me atrevería a decir que el perro del pastor tiene tanto conocimiento como algunas personas.


Atrás ] Principal ] Arriba ] Siguiente ]

el pastor y sus ovejas ] enfermedades ovejas02 ] enfermedades ovejas01 ] [ perro de pastor ] vida del pastor ] corrales de ovejas ] censo ganadero 1958 ]