MEDIO FÍSICO

PUEBLO Y VIVIENDA

CAMINOS Y RUTAS

CICLO VITAL

AGRICULTURA

PLANTAS

GANADERÍA

ANIMALES

EVENTOS DEL AÑO

GASTRONOMÍA

USOS Y COSTUMBRES

CREENCIAS

RELIGIOSIDAD

ASOCIACIONES

OFICIOS

TRABAJOS VARIOS

FIESTAS

JUEGOS Y JUGUETES

CANCIONERO

TEMAS VARIOS

COLABORADORES

RAÍCES-ANTEPASADOS

 

PÁGINA PRINCIPAL

PORTAL ALCOZAR

EL SACRISTÁN

por Merche García de Blas, Fidel García Romero y Sole de Blas Morales (1994)

 

Fidel ejerciendo de sacristán (1995)

 

El oficio de sacristán lo ejercía una familia del pueblo. Este trabajo por entonces se transmitía de generación en generación, normalmente estos tenían que ser varones.

Las tareas que se realizaban eran: tocar los correspondientes toques de campana diariamente, señalar el hoyo para los difuntos, ayudar al cura en las diferentes misas que se efectuaban y limpiar la iglesia cada dos domingos.

Los diferentes toques de campana son los siguientes:

- TOCAR AL ALBA.-  Se  tocaba todas las mañanas con la finalidad de que la gente comenzara sus tareas. El modo en que se tocaban era alrededor de 10 a 15 toques de campana.

- TOCAR A MISA.-  Se tocaba todos los días del año para que la gente del pueblo se dirigiera a la iglesia. La manera en que se tocaba en esta ocasión era alrededor de 15 a 20 toques de campana. Se tocaba tres veces dejando un espacio corto de tiempo entre cada toque o señal. La primera señal servía para que la gente comenzara a aviarse (ataviarse); el segundo para empezar a dirigirse hacia la iglesia; e inmediatamente después de la tercera señal comenzaba la misa.

- TOCAR AL MEDIODÍA.-  Se tocaba como el alba todos los días del año con el fin de que la gente supiera que era la una del mediodía. La forma en que se tocaba era de 10 a 15 toques de campana.

- TOCAR AL ROSARIO.-  Se tocaba todos los domingos y días festivos para que la gente acudiera al rosario. El modo en que tocaban era alrededor de 5 a 10 toques de campana.

- TOCAR LAS ORACIONES.-  Se tocaba todos los días del año con la finalidad de indicar el fin del día. La manera en que se tocaba en esta ocasión era alrededor de 10 a 15 toques de campana.

el sacristán debía subir hasta la ermita (hoy en ruinas) cada vez que tenía que tocar las campanas

 

- TOCAR A VÍSPERAS.-  Se tocaba el día anterior de las fiestas señaladas, el toque se realizaba por la tarde. Este toque de campana señalaba que el día siguiente era fiesta. El modo en que se tocaban era alrededor de 10 a 15 toques de campana.

En alguna de estas fiestas que se guardaban se hacía los toques de campana por la mañana para avisar a la gente que tenía que dejar las tareas que estaban realizando, ya que había castigo con multa por la falta de asistencia.

- TOCAR A FIESTA.-  Se tocaba los días de fiesta para que la gente supiera que era fiesta. El modo en que se tocaban era voleando las campanas varias veces.

- TOCAR A CLAMORES.-  Se tocaba cada vez que había un difunto con la finalidad de que la gente se enterara. La manera en que se tocaba en esta ocasión era con toques lentos y bastante largos. Existían diferentes toques si el difunto era hombre o mujer.

- TOQUES DE TORMENTA.-  Se tocaba cuando había una tormenta mala con el fin de que la tormenta se disipara. El modo en que se tocaba era media vuelta de campana.

- TOCAR A PERDIDO.-  Se tocaba en días de mucha niebla o noche muy oscura y en la que alguno de los habitantes de Alcozar no hubiera vuelto a casa. Los toques de campanas orientaban a esa persona para llegar al pueblo.

El sacristán por efectuar su faena cobraba celemín y medio de trigo por cada familia. Esta cantidad se denominaba iguala.

La fecha en que finalizó el oficio de sacristán fue en 1965, el año en que murió la persona que lo ejercía. Esta tarea no continuó ya que los hijos de este emigraron al poco tiempo.


Atrás ] Principal ] Arriba ] Siguiente ]

oficios desaparecidos ] el estanco ] [ el sacristán ] el pobrero ] el pan y el panadero ] barberos y curas ]